Contratar a diseñadores profesionales

  • No están dados de alta como autónomos, por lo que no pagan Seguridad Social y tampoco declaran el IVA que tu pagas.
  • No están registrados en Actividades Económicas. En el caso de actividades de diseño especializado el número CNAE es el 74.10.
  • No tienen cubierta la responsabilidad profesional aunque la ley obliga a tenerla (Artículos 9.1 y 9.2 de la Ley 7/2006 de 31 de mayo). En caso de encargar un proyecto a un profesional, el seguro se hace cargo de la eventual  indemnización que corresponda.
  • A nivel gráfico, el intruso resuelve más o menos bien la parte más visual de un proyecto, no significando esto que esté bien resuelto, pero por lo menos ante los ojos de un profano es llamativa. Muchas veces son diseños carentes de cualquier sentido.
  • Además obvia lo fundamental del diseño gráfico publicitario: No consigue los objetivos establecidos en el briefing, porque en la mayoría de los casos no tienen la formación adecuada, ni la experiencia por lo que no comunica de forma eficiente los mensajes deseados.

El diseñador gráfico profesional aporta todas las garantías para que un proyecto llegue a buen término.

Ahora ya sabes las diferencias entre ambos y que riesgos asumes cuando decides contratar al que trabaja sin cumplir la normativa.